CÓMO ABRASÉ EL ISLAM EL-HAYY MALIK EL-SHABAZZ

MALCOLM X

por Y.I.A.L.M

“;Pues sí! Quien se someta a Allah y haga el bien, tendrá su recompensa junto a su Señor. No tiene que temer y no estará triste” (Corán, 2:112)

Malcolm X nació el 19 de mayo de 1925 en la ciudad de Omaha, a orillas del río Missouri en el estado de Nebraska, en pleno medio oeste norteamericano. Fue el séptimo hijo de los once que tuvo su padre. Tres de ellos de su primer matrimonio: Ella, Earl y Mary, luego, ya casado con su segunda esposa Louise, trajo al mundo ocho chicos más: Wilfred, Hilda, Philbert, Malcolm, Reginald, Yvonne, Wesley y Robert.. El padre de Malcolm recibío varias amenazas de muerte, motivo este que les hizo cambiar en varias ocasiones de domicilio. Cuando Malcolm tenía cuatro años su casa fue incendiada por racistas blancos. La familia se mudó a Lansing, capital del estado de Michigan. Su padre, el pastor Earl Little, seguidor de Marcus Garvey (1887 1940) y de su Asociación Universal Para el Avance de los Negros —teórico jamaiquino que predicaba el retorno a Africa, apodado por eso el “moisés negro”— Malcolm estaba muy unido a su padre, quien lo llevaba a la iglesia y a las reuniones de la UNIA que se realizaban en casas particulares, y es allí donde absorbe los primeros pensamientos Garveyistas. Su madre, Louise Little, era hija de un blanco y una negra, que había nacido en la isla caribeña de Granada. Ella era resultado de una experiencia traumática: su madre había sido violada por un blanco y ella era el fruto de ese ultraje.

Malcolm little

Pero al finar las amenazas se hicieron realidad y el padre de Malcolm fue encontrado un día asesinado al lado de la vía de un tren con el cráneo deshecho por un culatazo que le propinaron unos encapuchados blancos que pertenecían al Ku Klux Klan (KKK) . Malcolm tenia entoces seis años y recibe su primer shock emocional. A partir de este momento, la madre de Malcolm, Louise, con tan sólo 34 años, debe afrontar los gastos de la familia.

Malcolm little

La pobre viuda no pudo resistir la presión de la pérdida de su esposo y la de criar sola a ocho niños. De los dos seguros que el padre de Malcolm le había dejado solo puede cobrar uno, ya que el segundo se le es negado, pues el tribunal decidió privarla de la indemnización por seguro de vida al decretar cínicamente que el pastor Little se había suicidado. Su situación laboral se complica debido a ser la viuda de un "revolucionario", y a causa de esto la despiden varias veces. Su hijo mayor, también comienza a trabajar, para de esta manera poder ayudar a su familia. Pero a fines de 1934, debido a la situación económica por la que atraviesan, la familia se ve obligada a recurrir a la Beneficencia Pública. Malcolm comienza a robar en las tiendas y su conducta en el colegio empeora, es por eso que los de la Asistencia Social comienzan a interesarse por él. La madre trata de superar la muerte de su marido pero en 1936, luego de un fracaso amoroso, ingresa en un estado de depresión realmente grave. Finalmente el Tribunal decide llevar a la madre de Malcolm al Hospital Psiquiátrico de Kalamazoo, y sus ocho hijos quedan bajo la protección del Juez.

La Asistencia Social resuelve enviar a Malcolm a la casa de los Gohanna, quienes eran amigos de la familia y lo apreciaban mucho. Serán muchas la vivencias y los acontecimientos que irán marcado la vida del joven Malcolm, y como todos los jóvenes negros de su época no podrá sustraerse a la atracción que ejerce Joe Louis que el 26 de junio de 1937, se convierte en el Campeón del Mundo de los Pesos Pesados, y representa el orgullo de la raza negra. Los chicos sueñan con ser la próxima "bomba negra", y tanto Malcolm como su hermano Philbert no escapan a esta ambición. Los dos incursionan en el boxeo, pero Malcolm no tiene tanto éxito como su hermano, quien había resultado vencedor de las pruebas eliminatorias en Lansing, y decide abandonar. La conducta de Malcolm en el colegio no cambia demasiado y a causa de esto lo expulsan. En consecuencia, el juez decide separar a Malcolm de los Gohanna y lo envía a un reformatorio de Michigan. Allí es muy bien recibido y su conducta mejora notablemente. Después de un tiempo, la directora del reformatorio resuelve mandar a Malcolm a un Instituto Privado. En el Instituto obtiene muy buenas calificaciones, y por ser uno de los mejores estudiantes lo eligen Delegado de la Clase. Las materias que más le gustaban eran literatura e historia, a pesar de que el profesor de esta última se esmeraba en hacer chistes de negros y que el manual dedicara tan solo un párrafo a la historia de la raza negra.

Como los fines de semana tenia permiso para ir a Lansing, aprovechaba a juntarse con sus hermanos. Wilfred e Hilda vivían en la vieja casa familiar y ambos se carteaban con su hermanastra Ella, así que Malcolm también comenzó a hacerlo. Un día Ella decidió ir a visitarlos, algo que alegró mucho a Malcolm y a sus hermanos. Su visita causó un gran impacto en Malcolm. Ella estaba muy orgullosa de su color de piel y de su raza, tenía un carácter imponente, cosa muy poco usual en la gente de color de esa época, por lo que Malcolm quedó muy impresionado.

Malcolm little

En 1940 Malcolm va a pasar sus vacaciones a la casa de Ella. La experiencia de estar entre los de su propia raza fue algo que marcó a Malcolm completamente. Cuando volvió al Instituto las cosas habían cambiado para él, a pesar del buen trato que percibía por parte de sus compañeros, Malcolm no pudo evitar sentirse incomodo. Uno de los momentos más decisivos en la vida de Malcolm, fue cuando un profesor llamado Ostrowski ante la ambición de Malcolm por ser abogado le sugirió ser carpintero por considerarlo poco realista, debido al color de su piel. Le dijo “Los negros rinden más trabajando con las manos que con la cabeza”.

Muchos años después, Malcolm reflexionaría sobre este episodio de su juventud en su autobiografía:

He pensado muchas veces que si el señor Ostrowski me hubiese animado a ser abogado, hoy pertenecería a esa burguesía negra que ejerce profesiones liberales, frecuenta cócteles y se considera portavoz y conductora de las sufridas masas negras, cuando en realidad su preocupación principal es la de “integrarse” con los blancos frisos y mendigar las migas que éstos les ofrecen a disgusto. Doy gracias a Allah por haberme enviado a Boston en aquel momento. De lo contrario, hoy sería uno de esos negros cristianos que tienen el cerebro lavado (Malcolm X, Autobiografía, con la colaboración de Alex Haley, Ediciones B, Barcelona, 1992, pág. 53).

Estas palabras lo afectaron mucho, ya que al ser uno de los mejores del Instituto se sintió disminuido. Malcolm fue transferido a la casa de los Lyons, también amigos de la familia, donde permaneció dos meses para finalmente establecerse en la casa de Ella, en Boston. Ella le recomendó que se dedicara un tiempo para conocer la ciudad antes de conseguir un trabajo, y así lo hizo. El lugar que más le llamo la atención fue el ghetto negro.

Malcolm little detenido

Allí se inició en las drogas y el alcohol. Luego se mudo a Harlem. En su relación con las mujeres nuca dejo de rozar el límite del peligro al mantener relaciones con mujeres que no eran de su raza, algo imperdonable para la época, pasó de ser traficante de drogas a desvalijador de casas. Malcolm Little, el gigante de pelo rojizo, alias Detroit Red (Rojo de Detroit), acabó en la cárcel En 1946 a causa de esto fue condenado a diez años de prisión. Paso por tres prisiones distintas, en la tercera, la Estatal de Norfolk en Massachusetts, se produjo un gran cambio en Malcolm, que habría de marcar su vida por completo, Sus hermanos Philbert y Reginald, le acercaron material y recomendaciones —entre ellas, la de no comer cerdo— sobre un nuevo grupo político-religioso inspirado en el Islam, los Musulmanes Negros (Black Muslims). Malcolm comenzó por negarse a comer los platos con carne de cerdo. “El estómago es la puerta de todos los males” (Imam Ali Ibn Abi Talib). Al evocar aquellos momentos, escribe:

Yo me sentía extrañamente orgulloso. Siempre se dice que los negros, presos o no, no pueden pasar sin cerdo. Los presos blancos estaban sorprendidos, lo que me causaba gran satisfacción. Más tarde, comprendí que había hecho, sin saberlo, un acto previo de sumisión al islamismo. Había obedecido a la prescripción musulmana que dice: “Da un paso hacia Allah, y Allah dará dos pasos hacia ti.”

Malcolm entonces se dedicó a escribir cartas a Elijah Poole Muhammad (1897-1975), el líder del grupo que oficialmente se denominaba La Nación del Islam, y se esmeró en progresar y pulir su educación: durante el día estudiaba el diccionario palabra por palabra, para agilizar sus lecturas del Corán y para que su próxima defensa no descansara exclusivamente en la retórica de sus abogados, y después de un estudio profundo decidió entrar a formar parte de la Nación del Islam. El grupo de los musulmanes negros representó todo un cambio en las luchas de los negros norteamericanos por los derechos civiles. A medias religioso y combativo, constituyó una de las tendencias más radicales del movimiento negro. Su génesis comienza en un personaje casi mítico, a quien pocos llegaron a conocer personalmente. Wallace D. Fard, un mestizo de sangre negra y árabe, apareció en 1930 vendiendo telas en los barrios negros de Chicago. El hombre era un predicador, filántropo y utopista, que se decía enviado por Allah y propugnaba el viaje de todos los negros norteamericanos a Medio Oriente. En medio de la recesión, Fard consiguió convencer a no pocos negros pobres de la ciudad en tan solo un año: en ese año fundó el grupo La Nación del Islam y en 1934 ya no se supo más de él. Su puesto, al frente del grupo que ya se llamaba Musulmanes Negros, lo ocupó Elijah Muhammad. En la década siguiente, el grupo creció alimentado por el odio que instigaban los actos del Ku Klux Klan. Las mujeres llevaran la cabeza cubierta y los adeptos cumplian la mayor parte de las prescripciones musulmanas, la nueva secta que predicaba Elijah Muhammad no era de ninguna manera el Din del Islam revelado por el Profeta y Mensajero de Allah (s.w.t), como se ha conocido a lo largo de la historia del Islam. Ellos no tenían un conocimiento grande de la Sunna que es el modelo en todo para el musulmán. Es imprescindible, porque sin ella el Corán sería impracticable. La Sunna es la interpretación en lo práctico de las enseñanzas reveladas.

La Nación del Islam era un grupo que quería alcanzar la independencia del hombre negro, asimismo consideraba a la raza blanca la raza diabólica, que había lavado el cerebro de los negros a tal punto que estos ya no conocían sus verdaderos orígenes y cultura, y que los oprimía, obligándolos a levantar Norteamérica con su trabajo de esclavos. Su sentido de la jerarquía, de la condición humana y del respeto por uno mismo, hacía que se negaran a beber, fumar o practicar algún tipo de juego de azar, siguiendo la enseñanza del Corán que dice:“¡ Oh humanos! Disfrutad de todo lo lícito y bueno que contiene la tierra: más no sigáis los pasos de Shaitan, porque es vuestro enemigo declarado… El sólo os induce al mar y la obscenidad y a que digáis de Allah lo que ignoráis!” (Sura 2, aleyas 168-169). En consecuencia, comenzó a leer, primero lo hizo con un diccionario, luego con libros de historia y religión, así como también de genética, filosofía, literatura, mitología y arqueología. Participó de los debates de la cárcel donde siempre aprovechaba para exponer el maltrato que "los diablos de ojos azules" ejercían sobre la raza negra culturalmente al negarles conocer sus raíces y su historia, y del maltrato social ya que toda la sociedad de color atravesaba por una terrible discriminación. En Agosto de 1952 Malcolm fue liberado bajo libertad condicional (tenía una sentencia de diez años que fue reducida a siete por buena conducta) ya era miembro del grupo. En la prisión abandonó su apellido. Como otros negros militantes, consideraba que el apellido que había recibido al nacer perpetuaba el nombre arbitrario impuesto por los amos de los esclavos traídos de Africa. Siete años después salía de la cárcel convertido en un asceta: ya era un musulmán negro. “El cristianismo me llevó a la prisión —solía decir—, y el islamismo me sacó de ella” . «El Islam es la única religión que acaba con el problema racial»

Elijah Muhammad y Malcolm X

Wilfred, su hermano mayor, lo invitó a su casa de Detroit, donde vivía junto a su esposa y sus hijos. . Fue entonces cuando en el templo de Chicago le dieron la letra "X" (que representa el verdadero apellido africano que no se conoce), cambiándola con "Little" su antiguo nombre de esclavo. Luego de haber trabajado como limpiador de carrocerías en Ford, le propusieron ser ministro ayudante del Templo número Uno de Detroit, lo que acepto gustosamente. Debido a los pocos seguidores que Malcolm encontró en el Templo, decidió que la mejor manera de conseguir nuevos adeptos sería practicando el proselitismo. Viajó directamente a Chicago a ver a Elijah Muhammand exponiéndole sus ideas al líder de la Nación del Islam, quien aceptó con gusto. Este lo destacó en distintos puntos del país, hasta que lo nombró ministro del templo número siete de Nueva York, ciudad de importancia cardinal. Allí Malcolm , como portavoz de La Nación del Islam, organizó colectas de fondos e hizo posible el periódico Muhammad Habla. En Harlem, donde en otros tiempos vendía marihuana y cocaína, ofrecía a las masas ideas revolucionarias, altas dosis de orgullo y autoestima y capacidad de acción. Nada de conformismos y de poner la otra mejilla. Malcolm rechazaba la pasividad. “Si le hablas al blanco un lenguaje no violento no te entenderá . Si se dirigen a ti en un lenguaje de violencia, tú tendrás que responder en el mismo tono. Esto es comunicación”. Sincero y directo, Malcolm X predicaba la auto-afirmación. “La autodefensa no es violencia, es inteligencia”, no se cansaba de repetir. Malcolm, a diferencia del discurso de Elijah Muhammad, articulaba el justo resentimiento negro e inspiraba en sus seguidores orgullo por el color de su piel. Algunos sociólogos han señalado que uno de los aspectos más interesantes de la prédica de Malcolm era su exhortación a los negros pobres e iletrados a que dejaran de reforzar su inferioridad mediante las drogas, el alcohol y el crimen. “Ese fue el genio de Malcolm”, dice Charles Silberman, autor de The crisis in Black and White (La crisis en Blanco y Negro), un Libro muy admirado por el propio Malcolm. “El vio que el primer paso era articular la rabia negra y el segundo, instrumentarla para movilizar a los negros a asumir el control de sus vidas”.

Malcolm X Malcolm X con su mujer dos de sus hijas

Malcolm conoció a la hermana Betty X, de la que se enamoro, era una mujer muy comprometida con la lucha por la igualdad y emancipación de los negros norteamericanos. Con la hermana Betty X contrajo matrimonio el 14 de enero de 1958 Malcolm. Del matrimonio nacieron cuatro hijas: Atila, Kubila, Ilysah y Amilah. En 1959 fundó el primer diario musulmán, titulado Muhammad Speaks . A fines de ese mismo año, se televisó la película El odio que surgió del odio , lo que causó gran efecto en los ciudadanos neoyorquinos, quienes exclamaban: "¿Los habéis visto?, ¿Los habéis oído? ¡Ahora predican el odio a los blancos!" Un efecto similar tuvo la película sobre la prensa, quienes publicaron: "fascistas negros, posiblemente inspirados por el comunismo", y a quienes Malcolm respondía: "¿Qué sentido tiene que el blanco pregunte al negro si lo odia? Es como si el violador o el lobo preguntasen a sus víctimas ¿Me odias?". Los acusaban de segregacionistas, cuando era el mismo gobierno que para esa época mantenía a la gente de color segregada, prohibiéndole acudir a los mismos baños que los blancos, o simplemente negándoles los asientos de los colectivos, a los que solo tenían acceso si quedaba alguno vacío y siempre en la parte posterior del mismo. Desde su conversión al Islam, Malcolm se mantuvo firmemente trabajando para engrandecer a la Nación, pronunciando conferencias en universidades, fundando y ayudando a fundar templos (o mezquitas, como se las conoce actualmente), participando de actos públicos, dando entrevistas para la televisión, la radio y la prensa, e intentando que el hombre negro se diera cuenta que la única forma de obtener el respeto era dirigiéndose por sí mismo.

Él afirmaba: "El hombre negro nunca podrá conquistar la independencia plena ni conseguir la igualdad con otros seres humanos hasta que tenga y haga por sí mismo lo que los demás hacen". En 1962 Malcolm X conoció a Cassius Clay, con quien mantendría una relación fraternal, hasta el punto de confiarse sus secretos más íntimos. Cassius Marcellus Clay Junior se afiliaba a los Musulmanes Negros y se convertía al Islam cambiando su nombre por el de Muhammad Alí, Malcolm siempre que pudo asesorando a Muhammad Alí (ex Cassius Clay) en el estudio del Sagrado Corán y los principios musulmanes. “La religión le da la autoconfianza y la fuerza necesaria para ser campeón”, dijo de su hermano en el Islam. A comienzos de 1963, comenzó a perder su entusiasmo por Elijah Muhammad, al enterarse de que éste había dejado embarazadas a cuatro de sus secretarias, acto que, dentro de la secta, se condenaba al aislamiento por el mismo líder. Malcolm consideraba a Elijah Muhammad como un reformador espiritual y moral, por lo que su acto de ocultar su problema y no aceptarlo públicamente, lo molestó a tal nivel emocional, que comenzó a descreer de este. Pero Malcolm siguió trabajando a pesar del dolor que sentía dentro de si.

Malcolm X y Muhammad Alí (ex Cassius Clay)

10 de noviembre de 1963 -Detroit.

“Yo soy un ‘negro de campo’. Queremos hablar clara y directamente en un lenguaje que todo el mundo pueda entender con facilidad. Todos hemos estado de acuerdo esta noche en que Estados Unidos tiene un problema muy serio. El problema que tiene Estados Unidos somos nosotros. Nosotros somos su problema.

Así es, somos gente negra, los llamados negros; ciudadanos de segunda, ex-esclavos, Tú no eres más que un esclavo, no te gusta que te lo digan. Pero ¿qué otra cosa eres?, eres un ex-esclavo. No llegaste en el buque Mayflower, llegaste en un barco de esclavos. Encadenado como un caballo o una vaca o una gallina.

Y los que llegaron en el Mayflower son los que te trajeron aquí. Te trajeron los llamados peregrinos o padres fundadores de la patria. Ellos fueron los que te trajeron.

Para entenderlo tienes que recordar lo que este joven hermano decía sobre el negro doméstico y el negro del campo en los tiempos de la esclavitud. Había dos clases de esclavos: el negro doméstico y el negro del campo. Los negros domésticos vivían en la casa del amo, vestían bastante bien, comían bien porque comían de su comida. las sobras que él dejaba. Vivían en el sótano o en el desván, pero vivían cerca del amo y querían al amo más de lo que el amo se quería a sí mismo. Daban la vida por salvar la casa del amo, y más prestos que el propio amo. Si el amo decía. “Buena casa la nuestra “, el negro doméstico decía: “Sí, buena casa la nuestra”. Cada vez que el amo decía “nosotros “, él decía “nosotros “. A sí puedes identificar al negro doméstico. Si la casa del amo se incendiaba, el negro doméstico luchaba con más denuedo que el propio amo por apagar el fuego. Si el amo se enfermaba, el negro doméstico le decía: “,~ Qué pasa, amo? ¿Estamos enfermos?” ¡Estamos enfermos! Se identificaba con el amo más de lo que el propio amo se identificaba consigo mismo. Y si tú le decías al negro doméstico: “Vamos a escaparnos “, el negro doméstico te miraba y te decía: “Hombre, estás loco, ¿ qué es eso de separarnos (del blanco)?, ¿ dónde hay mejor casa que ésta?, dónde voy a encontrar mejor ropa que ésta?, ¿dónde puedo comer mejor comida que ésta?” Ese era el negro doméstico. En aquellos tiempos lo llamaban “nigger doméstico “, (término racista, despectivo de negro). Y así los llamamos ahora, porque todavía tenemos unos cuantos niggers domésticos por ahí. Este negro doméstico moderno quiere a su amo. Quiere vivir cerca de él. Está dispuesto a pagar tres veces el precio verdadero de una casa con tal de vivir cerca de su amo. Para luego alardear. “Yo soy el único negro aquí. Soy el único en mi trabajo. Soy el único en esta escuela “, ¡No eres más que un negro doméstico! Y si viene alguien ahora mismo y te dice. “Vamos a separarnos “, le dices lo mismo que decía el negro doméstico en la plantación: “, Qué es eso de separarnos “¿De Estados Unidos, de este hombre blanco tan bueno?, ¿dónde vas a conseguir mejor trabajo que el de aquí?” Eso es lo que dices, ¿ no es cierto? “No dejé nada en África “, eso es lo que dices. ¡Sí, dejaste los sesos en África, hombre!

En esa misma plantación estaba el negro que laboraba los campos. Los negros del campo. Ellos eran las masas. Siempre había más negros en los campos que en la casa. El negro del campo vivía en un infierno, comía sobras. En la casa del amo se comía carne de puerco de la buena. Al negro del campo no le tocaba más que lo que sobraba de los intestinos del puerco. Hoy en día eso se llama “menudillos “. En aquellos tiempos lo llamaban por su nombre: ‘tripas’. Eso es lo que eres: ‘come tripas’. Y algunos de ustedes todavía son come tripas.

Al negro del campo lo apaleaban desde la mañana hasta la noche; vivía en una choza, en una casucha, usaba ropa vieja de desecho. Odiaba al amo. Digo que odiaba al amo. Era inteligente. El negro doméstico quería al amo. Pero aquél negro del campo, recuerden que era la mayoría, y odiaba al amo. Si ibas con el

View Site in Mobile | Classic
Share by: