LA NOCHE DEL DECRETO… LA NOCHE DEL PODER…

Entre las noches de Rama d ân se encuentra una llamada “Lailatul Qadr”, la cual es destacada por sus grandes bendiciones. El Qurân la describe como una noche que posee más bendiciones y virtudes espirituales que 1.000 meses.

Afortunados son aquellos que obtienen la bendición completa de esta noche gastándola en adorar a Allâh, pues habrán obtenido la recompensa de 83 años y 4 meses de adoración. Y aún más, significa que su virtud es mayor que 1.000 meses. Realmente, es un gran favor de Allâh que no tiene límites para aquellos que saben apreciarlo.

SU ORIGEN
Acerca de esta noche, en un h adîth narrado por Anas (ra d iallâhu ‘anhu) Rasûlullâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Lailatul Qadr fue concedida a mi Ummah y a ninguna otra Ummah anterior”. Respecto a las razones se mencionan varias, una de ellas es que Rasûlullâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) solía mirar la gran longevidad de hombres de pueblos anteriores, y se afligía al pensar en la corta vida de los miembros de su Ummah, ya que debido a esto sería imposible competir con ellos en la cantidad de buenas obras. Para compensarlos por la duración menor de sus vidas, Allâh por Su Infinita Misericordia les concedió esta noche de tantas bendiciones.

Otra narración dice que Rasûlullâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) mencionó en cierta oportunidad los nombres de cuatro personas de Banî Isrâîl quienes dedicaron ochenta años de su vida a servir a Allâh sinceramente, adorándolo, y no
pecando en lo más mínimo, ellos fueron el Profeta Aiyûb (‘alaihis salâm), Zakariyâ (‘alaihis salâm), H izqîl (‘alaihis salâm) y Yûsha’ (‘alaihis salâm). Los s a h âbah (ra d iallâhu ‘anhum) escucharon esto con asombro, entonces Ÿibrîl (‘alaihis salâm) apareció y trajo la Sûrah donde se mencionan las bendiciones de esta noche. Además de estas narraciones, hay otras que explican el origen de la Noche del Decreto.
La razones de estas diferencias, es que cuando un versículo es revelado, después de un período en que ocurren distintos incidentes, éste puede ser relacionado a cada uno de ellos. No obstante, realmente el hecho más importante es que Allâh nos ha concedido esta noche como un gran favor.
COMENTARIO DE LA SÛRAH AL QADR
Debido a que las virtudes de esta noche han sido mencionadas en el Qurân, es importante que se escriba un breve comentario acerca de esta Sûrah:

رﺪﻘﻟا ﺔﻠﻴﻟ ﻰﻓ هﺎﻨﻟﺰﻧا ﺎﻧا

“Es cierto que lo hicimos descender en la noche del Qadr”

Aquí se hace referencia al hecho de que durante esta noche tan especial, el Qurân fue hecho descender desde “Al Lau h ul Ma h dh (la Tabla Protegida) hacia el cielo. Por el sólo hecho de que el Qurân haya descendido en esta noche, es razón suficiente que explica su excelencia, sin necesidad de mencionar otras bendiciones y virtudes que trae consigo.

En el versículo siguiente, para dirigir y elevar nuestro interés acerca del tema se pregunta:

رﺪﻘﻟا ﺔﻠﻴﻟ ﺎﻣ كاردا ﺎﻣو

¿Y cómo hacerte saber qué es la noche del Decreto?

En otras palabras, el asunto acerca del cual se plantea la pregunta aquí es: ¿Sabes acaso algo acerca de la gran importancia de esta noche?
¿Sabes algo acerca de los grandes favores y bendiciones que se encuentran en ella?
Luego, el versículo siguiente procede a enumerar algunas de sus

ﺮﻬﺷ ﻒﻟا ﻦﻣ ﺮﻴﺧ رﺪﻘﻟا ﺔﻠﻴﻟ

“La noche del Decreto es mejor que mil meses”

El verdadero significado aquí, es que la recompensa por dedicar esta noche a las ‘ibâdât es más y mejor que haber cumplido con mil meses d

ﺎﻬﻴﻓ حوﺮﻟاو ﺔﻜﺋﻼﻤﻟا لﺰﻨﺗ

“En ella descienden los ángeles y el espíritu…”

En este versículo se menciona al espíritu, quien es claramente Ÿibrîl (‘alaihis sallam). Los comentaristas del Qurân han dado varias explicaciones para esta palabra. Algunas de ellas son:
Allâh primero nombra a los ángeles (malâikah) y debido al estatus que
Ÿibrîl (‘alaihis salâm) posee entre ellos, se le menciona especialmente.

Ânas (ra d iallâhu ‘anhu) narró que Rasûlullâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “En Lailatul Qadr, Ÿibrîl (‘alaihis salâm) desciende con un grupo de ángeles y hace du‘â implorando misericordia por todos aquellos que se encuentren ocupados en ‘ibâdah”.
E

ﺮﻣا ﻞﻛ ﻦﻣ ﻢﻬﺑر نذﺎﺑ

“...con las órdenes de tu Señor para cada asunto”

En esta noche fueron creados los malâikah; también en esta noche comenzó la creación de Âdam (‘alaihis salâm) pues se había reunido la materia con la cual fue creado; durante esta noche fueron plantados los árboles en el Ÿannah y un gran número de a h âdîth afirman que los du‘â s

مﻼﺳ

“Paz”

Esta es la encarnación de la paz. A lo largo de las horas, los malâikah recitan “salâm” sobre aquellos siervos piadosos que adoran a su Señor. Un grupo desciende mientras otro asciende como ha sido explicado en los a h âdîth. Otra interpretación es que esta es una noche c

ﺮﺠﻔﻟا ﻊﻠﻄﻣ ﻰﺘﺣ ﻰﻫ

“Ella dura hasta el despuntar del alba”

Estas bendiciones permanecen durante toda la noche hasta el amanecer sin que se encuentren limitadas a alguna hora específica.

SUS VIRTUDES NARRADAS EN EL H ADÎTH
Habiendo notado algunas de las virtudes de esta noche en la explicación de las palabras de Allâh, no hay necesidad de citar ningún h adîth. Sin embargo, dado que numerosas virtudes han sido relatadas en los a h âdîth, mencionaremos algunos a continuación.
Abû Hurairah (ra d iallâhu ‘anhu) narra que Rasûlullâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Quienquiera que se levante durante la Noche del Qadr para orar y adorar a Allâh , con una Fe sincera y con la sincera esperanza de recibir la recompensa de Allâh , sus pecados anteriores le serán perdonados”.
En este h adîth, levantarse se refiere al s alâh y a cualquier otra forma de ‘ibâdah, como por ejemplo el dhikr, tilâwah (recitación del Qurân) etc. La frase: “con sincera esperanza de recibir la recompensa”, significa que se debe estar ocupado en
‘ibâdah solamente con la intención de complacer a Allâh y de recibir Su Recompensa. No se debe hacer nada para ser visto por los demás o para impresionarlos. No debiéramos de pensar sobre esta ‘ibâdah como si se tratase de una carga, ni tampoco dejar que exista la más mínima duda acerca de la recompensa que se ha puesto detrás de ella. Después de todo, es un hecho bien conocido, el que cuando se piensa en una meta importante y se tiene el deseo de obtener su recompensa, teniendo al mismo tiempo la certeza de conseguirla, toda la carga y la dificultad necesaria para lograr esta meta se vuelve más fácil de llevar. Del mismo modo entonces, la carga de levantarse a rezar se hace más fácil.
Anas (radiallâhu ‘anhu) narra que: “En cierta ocasión, al comienzo de Rama d ân, el Mensajero de Allâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Un mes ha llegado a ustedes, en él hay una noche mejor que mil meses. Quien esté privado de sus bendiciones estará privado de todo bien, y ninguno está privado de su bien, excepto, quien esté totalmente perdido”.

El Mensajero de Allâh ( s allallâh u ‘alaihi wa sallam) dijo: “Allâh Sub h ânahu wa dijo: “¡Oh hijo de Âdam! Libera tu tiempo para Mi servicio y Te enriqueceré con independencia, Te liberaré de las necesidades y Apartaré la pobreza de ti. De otro modo Te llenaré de obligaciones y deberes y tu pobreza y necesidades no desaparecerán”. Ciertamente hoy en día vemos la veracidad de esto diariamente.
Anas (ra d iallâhu ‘anhu) narra que Rasûlullâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “En la noche del Qadr, Ÿibrîl (‘alaihis salâm) desciende a la tierra con un grupo de ángeles implorando bendiciones sobre todos los siervos de Allâh que se encuentran ofreciendo actos de adoración a Allâh.
CUÁL ES LA NOCHE DE LAILATUL QADR
‘Âishah (ra d iallâhu ‘anha) narró que Rasûlullâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) dijo: “Busquen Lailatul Qadr entre las últimas diez noches impares de Rama d ân”.
¿Cuándo es Lailatul Qadr? El h adîth que leímos nos ordena buscarla entre las últimas diez noches de Rama d ân. De acuerdo con la gran mayoría de los sabios, las últimas diez noches comienzan en la noche del veintiuno. Entonces, si resulta que Rama d ân tendrá veintinueve o treinta días, se debe buscar Lailatul Qadr en la noche del veintiuno, veintitrés, veinticinco, veintisiete o veintinueve. Si la duración de

Rama d ân es de veintinueve días, entonces igual serán consideradas como las últimas diez.
Aunque existe gran posibilidad de que Lailatul Qadr se encuentre en una de las noches impares de los diez últimos días a partir del veintiuno, también existe la posibilidad de que ocurra en una de las diez últimas noches. El mejor consejo que podemos dar, es que uno debiera de dedicar la ‘ibâdah, cada noche desde el veinte en adelante, de manera que uno podrá estar seguro de que ha obtenido las bendiciones de Lailatul Qadr. 10 u 11 noches no son tan difíciles de pasar en vela si uno considera la gran recompensa que se encuentra en ellas.
‘Ubâdah Ibn S âmit (ra d iallâhu ‘anhu) narra que le preguntó a Rasûlullâh ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) acerca de Lailatul Qadr, él ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) respondió: “Es en Rama d ân durante los diez últimos días, en las noches impares, puede ser la del veintiuno, veintitrés, veinticinco, veintisiete y el veintinueve, o la última noche de Rama d ân. Cualquiera que este levantado en ‘ibâdah durante esta noche, con una fe sincera y con la genuina esperanza de obtener su recompensa, todos sus pecados anteriores le serán perdonados. Entre los signos de esta noche encontramos, que se trata de una noche serena, quieta, luminosa, ni calurosa ni fría; la luna es clara sin emitir rayos; las estrellas no son arrojadas (para golpear a los shayâtîn) hasta el amanecer. Otros signos son que el sol aparece sin emitir rayos resplandecientes, parecido a la luna llena. En aquel día Allâh prohíbe a los shayâtîn que se levanten junto con el sol”. (No como otros días en que shaitân aparece al salir los rayos del sol).
QUÉ DECIR DURANTE ESA NOCHE
‘Âishah (ra d iallâhu ‘anha) Dijo: “¡Oh Mensajero de Allâh! Si me encuentro en Lailatul Qadr ¿Qué debo decir? El Profeta ( s allallâhu ‘alaihi wa sallam) respondió:
“Di: Allâhumma innaka ‘afûwun tu h ibbul ‘afua fa’fu ‘annî”
¡Oh Allâh! eres perdonador y amas el Perdón, Perdóname.

View Site in Mobile | Classic
Share by: