LO QUE DICEN SOBRE ISLAM

El Islam revelado a Muhammad es la continuaci�n y culminaci�n de todas las religiones reveladas , por ello, es para siempre y para todos los pueblos. Esta caracter�stica del Islam se basa en pruebas contundentes. Primero, ning�n otro Libro existe en la forma y con el contenido en que fuera revelado. Segundo, ninguna otra de las religiones reveladas tiene argumentos convincentes que sirvan de gu�a para justificar y adaptarse a los cambios de la vida humana.

El Islam gu�a a toda la humanidad y ofrece orientaci�n b�sica con respecto a los problemas que confronta. M�s que esto, ha soportado m�s de mil cuatrocientos a�os de prueba y tiene todas las posibilidades de establecer una sociedad ideal tal y como hizo bajo la direcci�n del �ltimo de todos los Profetas, Muhammad.


Los Cambios Que El Islam Trajo

Fue un milagro que el Profeta Muhammad lograra agrupar en las filas del Islam a sus m�s ac�rrimos enemigos sin contar con los recursos materiales necesarios. Id�latras, ciegos seguidores de sus antepasados, promotores de ri�as tribales, hombres que no respetaban la dignidad humana. Se convirtieron en una naci�n disciplinada siguiendo las direcciones del Islam y de su Profeta.

El Islam abri� ante ellos el altruismo espiritual y la dignidad humana al declarar como �nico criterio el m�rito y el honor. El Islam reform� la vida social, cultural, moral y comercial con leyes y principios en conformidad con la naturaleza humana y por tanto aplicables a todas las etapas porque la naturaleza humana no cambia.

Es de lamentar que el Occidente cristiano en lugar de hacer un intento sincero por comprender el �xito fenomenal del Islam en sus primeros tiempos, optara por considerarla religi�n rival. Durante los siglos de las cruzadas esta tendencia alcanz� gran fuerza e �mpetu y se produjo gran cantidad de literatura para empa�ar la imagen del Islam. Pero el Islam ha comenzado a desplegar su autenticidad ante los estudiosos, cuyas audaces y objectivas observaciones desmienten todas lasfalsedades que le imutaron los Ilamados "orientalistas imparciales".


Lo Que Dicen Sobre El Islam

A continuaci�n presentamos algunas observaciones sobre el Islam, hechas por reconocidas autoridades no musulmanes de los tiempos modernos. La verdad no necesita abogados que la defiendan. Pero la propaganda mal intencionada contra el Islam ha creado gran confusi�n incluso entre pensadores libres y objetivos. Esperamos que las observaciones siguientes contribuyan a iniciar una evaluaci�n objetiva del Islam.


El [Islam] sustituy� el esp�ritu del monje por el del hombre. Ofrece esperanza al esclavo, hermandad a la humanidad y reconoce los hechos fundamentales de la naturaleza humana.

Canon Taylor
Ponencia le�da ante el Congreso Eclesial de Walverhamton, 7 de octubre de 1887. Citado por Arnold en The Preaching of Islam (La Predicaci�n del Islam), p�gs. 71-72.


El sentido de justicia es uno de los magn�ficos ideales del Islam, porque seg�n leo el Cor�n encuentro esos principios din�micos de la vida, no la m�stica sino la �tica para la conducta diaria de la vida aplicable para el mundo entero.

Sarojini Naidu
Conferencias sobre los ideales del Islam, v�ase Speeches and Writings of Sarojini Naidu, (Discursos y escritos de Sarojini Naidu), Madras, 1918, p�g. 167.


La Historia pone de manifiesto que la leyenda de los fan�ticos musulmanes que arrasaban el mundo e impon�an el Islamismo a punta de espada en las naciones conquistadas es uno de los mitos m�s absurdos y fant�sticos que jam�s hayan repetido los historiadores.

De Lacy O'Leary
Islam at the Crossroads (El Islam en la Encrucijada), Londres, 1923, p�g. 8.


Pero el Islam tiene otro servicio que prestar a la causa de la humanidad. Despu�s de todo, est� m�s cerca que Europa del Oriente, y posee una magn�fica tradici�n de comprensi�n y colaboraci�n interracial. Ninguna otra sociedad ha logrado tanto �xitos uniendo en condiciones de igualdad de oportunidades y de esfuerzos a tantas y tan diversas razas. El Islam tiene poder de reconciliaci�n entre elementos de raza y tradici�n aparentemente irreconciliables. Si alguna vez se ha de substituir la oposici�n entre las sociedades oriental y occidental por la colaboraci�n, la mediaci�n del Islam es una condici�n indispensable. Tienen en sus manos en gran medida la soluci�n de los problemas con los que se enfrenta Europa en sus relaciones con el Oriente. Si se unen, las esperanzas de paz se reforzar�n inconmensurablemente. Pero si Europa, rechazando la colaboraci�n del Islam, la echa en brazos de sus rivales, los resultados no pueden dejar de ser desastrosos.

H. A. R. Gibb
Whither Islam (�Ad�nde va el Islam?), Londres, 1932.


Siempre he tenido en gran estima a la religi�n de Muhammad por su magnifica vitalidad. Es la �nica religi�n que a mi juicio posee esa capacidad de asimilaci�n en las fases cambiantes de la existencia, haciendose indispensable para todas las etapas. He estudiado a ese hombre extraordinario y en mi opini�n lejos de ser un anti-Cristo, debe ser determinado Salvador de la Humanidad. Creo que si un hombre como �l tuviera que asumir la dictadura del mundo moderno, lograr�a resolver sus problemas, de una manera que trajera consigo la tan necesaria paz y felicidad: he profetizado respecto a la fe de Muhammad, que ser�a aceptable para la Europa de ma�ana como est� empezando a ser aceptable para la Europa de hoy. 

George Bernard Shaw
The Genuine Islam (El Islam Autentico), Vol. 1, No. 81936.


La anulaci�n de la discriminaci�n racial como ocurre entre los musulmanes, es uno de los logros m�s notables del Islam y en el mundo contempor�neo existe, una necesidad imperante de propagar esta virtud isl�mica.

A. J. Toynbee
Civilization on Trial, Nueva York, 1948, p�g. 205.


La ascensi�n del Islam es quiz�s el m�s asombroso acontecimiento de la historia de la humanidad. Surge de una tierra y un pueblo, hasta entonces insignificante, y se propaga, en cuesti�n de un siglo, por la mitad de la tierra sacudiendo grandes imperios, destronando religiones establecidas, remodelando el esp�ritu de las naciones, y construyendo un mundo nuevo --el mundo del Islam. Cuanto m�s de cerca examinamos estos acontecimientos m�s extraordinarios resultan. Las otras grandes religiones se abrieron camino lentamente, mediante penosos esfuerzos y finalmente triunfaron con la ayuda de poderosos monarcas convertidos a la nueva fe. El cristianismo tuvo su Constantino, el budismo su Asoka y el zoroastrianismo su Ciro, cada uno prestando a su culto elegido la poderosa fuerza de la autoridad secular. Pero no as� el Islam, surgido de una tierra des�rtica habitada por una raza n�mada, y sin anales en la historia de la humanidad, el Islam surge con el m�s fr�gil de los respaldos humanos y contra una superioridad inigualable. Pero el Islam triunf� con facilidad milagrosa, y un par de generaciones vieron c�mo la fogosa Media Luna paseaba victoriosa desde los Pirineos hasta el Himalaya, desde los desiertos del Asia Central hasta los desiertos del �frica Central.

A.M.L. Stoddard
citado en: Islam - The Religi�n of All Prophets (El Islam, La Religi�n de Todos Los Profetas), Begum Bawani Waqf, Karachi, Pakist�n, p�g. 56.


El Islam es una religi�n esencialmente razonable en el m�s amplio sentido de la palabra, etimol�gica e hist�ricamente. Se la aplica con exactitud le definici�n de: racionalismo como sistema que fundamenta las creencias religiosas en principios facilitados por la raz�n. No se puede negar que muchas doctrinas y sistemas teol�gicos as� como muchas supersticiones, desde la adoraci�n de los santos hasta el uso de rosarios y amuletos, han sido injertados en el tronco mismo del credo musulm�n.  Pero a pesar de la rica evoluci�n, en todos los sentidos, de las ense�anzas del Profeta, el Cor�n ha mantenido su lugar como punto de partida fundamental, y el dogma de la unidad de Dios siempre ha sido proclamado con grandeza, majestad e invariable pureza y con un acento de la segura convicci�n que es dif�cil encontrar superado fuera del Islam. Esta fidelidad al dogma fundamental de la religi�n, la simplicidad elemental de la f�rmula en la que est� enunciado, la prueba que gana de la convicci�n fervorosa de los misioneros que lo propagan, son otras tantas causas que explican el �xito de los esfuerzos misioneros Musulmanes.  Un credo tan preciso, desprovisto de toda complejidad teol�gica y en consecuencia accesible a la comprensi�n ordinaria no pod�a menos que poseer, y de hecho posee, un poder maravilloso para abrirse camino en la conciencia del hombre.

Edward Montent
Le Propagande Cretienne et Ses Adversaires Musulmans (La Propaganda Cristiana y Sus Adversarios Musulmanes), Paris 1890. Citado por T. W. Arnold en The Preaching of Islam, Londres, 1913, p�gs. 413-414.


No soy musulm�n en el sentido usual, aunque creo que s� lo soy en el sentido de `quien se rinde ante Dios.' Pero a mi juicio, en el Cor�n y en otras expresiones de la visi�n Isl�mica hay injertados grandes tesoros de verdades divinas de las que yo y otros occidentales tenemos mucho que aprender y el Islam es sin duda un poderoso contendiente en el establecimiento de un marco fundamental para la religi�n unida del futuro."

W. Montgomery Watt
Islam and Christianity Today (El Islam y el Cristianismo Hoy), Londres 1983, p�g. ix.


The Islamic Bulletin
P.O. Box 410186, San Francisco, CA 94141-0186
Fax 415-643-8445, info@islamicbulletin.org

View Site in Mobile | Classic
Share by: